Las cinco de la mañana, hora mágica


Una vez estuve con una chica que creía firmemente que las cinco de la madrugada es una hora mágica. Cuando me lo decía yo me limitaba a sonreír sin entender bien el significado de aquella afirmación y le seguía la corriente sin más.

Con el paso de los años y tras haberme volcado en una miriada de relaciones abocadas a fracasar por mi estupidez logré entender lo que aquella muchacha me descubría…

Es ésta, las cinco de la madrugada, de una calurosa noche de primavera una hora especial. Me he despertado, como siempre, palpando el hueco vacío de mi cama echándote de menos como siempre, y mi imaginación se ha vuelto a apoderar de mí. Si no estuvieras tan lejos…

Si no estuvieras tan lejos cuidaría de ti y de tu descanso, atusaría tus cabellos rebeldes y quien sabe si movido por un egoísta afán por protagonizar tus sueños susurraría delicadamente en tu oído cada sentimiento que nace en tu presencia. Acariciaria tu piel e intentaría robarle el tiempo a los duendes y hadas de la noche que te observan mientras duermes para disfrutarte suavemente.

Abrazarte y sentir tu cabecita loca acurrucarse en mi pecho, mientras me trabas con una de tus piernas y sin decir una palabra nos complacemos secretamente por el amanecer que seguramente vamos a compartir en breve. Empieza el día, comenzará otra batalla contra la rutina y ahí estamos los dos, con los cuerpos entrelazados y celosos de que nuestro amor y nuestro corazón ya se hicieron uno para siempre. Empieza el día incluso cuando aun es de noche, pero el brillo de nuestras pupilas al chocar la una con la otra, incluso en la oscuridad, ilumina mas que mil soles, mas que todos los luceros. Quien refería los luceros del alba, sin duda, había experimentado ese fulgor de mirar amante en alguna hora mágica de la noche, quizá a las cinco de la mañana mientras yo disfrazaba tu ausencia de calor nunca derramado…

Besos para ellas, abrazos para ellos, vida y amor para todos! Done with a BlackBerry smartphone.

About these ads

Acerca de Brand New Soul

Me muero, lentamente, cada dia un poco. Pero antes de morir del todo juntare mis dias de poca muerte y sonreire por haber vivido tanto....
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s